It’s all about… Katrina Leskanich

Katrina

 

De Eurovisión han saltado al estrellato múltiples artistas que han logrado una gran carrera internacional. Esto no significa que Eurovisión fuera la clave que obligatoriamente les abriera las puertas de la fama, pero sí que de algún modo el ESC contribuyó a su éxito, y eso es indudable. Y la prueba está en Abba, en Julio Iglesias, en Celine Dion, en Lara Fabian o en Dulce Pontes por nombrar sólo algunos de los artistas más conocidos. Sin embargo, Eurovisión contempla un caso bastante atípico con Katrina & The Waves, quienes ya eran mundialmente conocidos, y en este caso Eurovisión supuso un auténtico relanzamiento en su carrera.

Hablar de Katrina & The Waves es hablar de “Walking on Sunshine”, que en 1985 reventó las listas de éxitos en todo el mundo y dio a su discográfica EMI una media de 1 millón de dólares anuales. Y a día de hoy sigue siendo la gallina de los huevos de oro, porque no deja de dar beneficios.

12 años después, en 1997, la misma compositora de aquel hit, Kimberley Rew, volvía a crear un nuevo bombazo para la banda de Katrina. En la preselección inglesa para representar a Eurovisión ese año, Katrina & The Waves arrasaron en votos, siendo ellos los seleccionados para representar al país que acogió a Katrina durante tantos años (Katrina Leskanich nació en Kansas realmente). Como todos sabéis, Katrina logró un nuevo triunfo para Reino Unido, el último hasta la fecha. Y además, es un tema que no ha dejado de sonar en todas las emisoras del mundo, y que se ha convertido en una de las canciones clásicas en el repertorio de Katrina. Posteriormente, se presentó al Melodifestivalen del 2005 bajo el nombre de Katrina & The Nameless pero con menos suerte. Sin embargo, meses después presentaba la gala “Congratulations: 50 Years of the Eurovision Song Contest”.

Y una vez dicho esto ¿qué es lo que impide entonces a un artista consagrado presentarse a Eurovisión? Es obvio que el riesgo es grande, pero si estás seguro de ti mismo, y estás seguro de llevar una canción de calidad,  y con potencial para convertirse en un clásico ¿de qué hay que temer? Quizá la respuesta es más sencilla y más triste de lo que pensamos, y cogiendo a España como ejemplo, estoy seguro de que una gran parte de nuestros artistas patrios son conscientes de que sus temas no son sobresalientes, sino que se sitúan en una franja que va de lo regular a lo bueno, y de ahí para abajo. De ahí que en España hayamos tenido tan pocos éxitos rotundos en los últimos 30 años, éxitos que sigan sonando hoy soportando el paso del tiempo. Porque seguro que cualquiera de nosotros hemos escuchado recientemente en anuncios, en la TV, o en la radio, el gran “Walking on Sunshine” o el “Love Shine A Light”, pero ¿alguien ha vuelto a escuchar en la radio “Europe’s living a celebration” , “La noche es para mí” o “¡Ay, qué deseo!”? De hecho, no hay más que pensar en cuántos artistas españoles han conseguido triunfar entrando en las listas de ventas de otros países europeos: Mecano, Enrique Iglesias, Los del Río, Las Ketchup, Héroes del Silencio y poco más.

Creo que la música mundial está sufriendo un revés muy importante, y muy pocos artistas son capaces de arriesgarse con proyectos originales o ideas innovadoras para sobresalir. Pero es que en España, como nos ocurre en otros tantos ámbitos, siempre vamos unos pasos por detrás del resto del mundo y no arriesga nadie, y yo creo que éste sería un buen momento para armarse de valor, dejar de lado los discos de dudosa calidad, y poner toda la carne en el asador con un sólo tema que sea sobresaliente, y con ese tema ir a Eurovisión. Tenemos a muchos artistas en la cuerda floja, que no hacen más que cavarse su propia tumba con temas mediocres, de relleno, sólo por no caer en el olvido y que se dedican a sacar discos prescindibles para recordar al público que aún están vivos pero que no aportan absolutamente nada. Pero ¿eso es ser artista de verdad? ¿No es preferible desaparecer 4 años y volver con un tema hecho con cariño, con esmero, y con cuidado? En España faltan buenos compositores, falta paciencia y faltan discográficas que no presionen a los artistas con publicar por publicar.

Katrina Leskanich, toda una leyenda de la música, sigue al pie del cañón, sobre los escenarios, y su paso por Eurovisión y su triunfo, deberían ser un aliciente para los músicos con reticencias a ir a Eurovisión.

Aprovechamos que estas Eurocolumnas, y esta sección en concreto, han superado las 1000 visitas en apenas un par de semanas, y vamos a celebrarlo con la primera ganadora de Eurovisión que nos visita. Katrina nos ha dedicado un ratito, y espero que esta entrevista sirva para animar a más de un artista que piensa que Eurovisión encierra más peligros que ventajas.

Tras la victoria de Katrina & The Waves, en 1997, ¿has seguido viendo el Festival? ¿Qué destacarías de las últimas ediciones?

Yo siempre que puedo sigo el ESC, a no ser que esté actuando esa noche, que entonces lo grabo y así lo puedo ver más tarde. Ahora han aumentado las puestas en escena y las coreografías, y hay menos canciones del verano cursis y muchas más baladas.

 ¿Cómo viviste tu triunfo? ¿Qué recuerdas de aquella noche?

Inmediatamente, tras anunciar al ganador, todos nos volvimos un poco locos. Sentía que se habían creado muchos lazos con muchos de los artistas de otros países, y deseaba que, tras todo lo que habíamos vivido juntos, el premio se pudiera compartir con todos ellos y celebrarlo todos juntos. Pero desgraciadamente, cuando sales de la Green Room y te diriges al escenario a recoger tu premio y a cantar tu canción una vez más, ya no vuelves a ver a la mayoría de ellos. Nada más acabar el show, esa misma noche, nos arrastraron hasta varios clubs para actuar un par de veces. También tuvimos el privilegio de conocer al Presidente de Irlanda, y recibimos un telegrama con una felicitación del Príncipe Carlos y del Primer Ministro de Gran Bretaña. Tony Blair había sido elegido Primer Ministro justo el día antes de nuestra victoria. Aquella noche la fiesta se alargó hasta las 5 de la madrugada, y a las 6 de la mañana teníamos que estar en pie porque teníamos que salir en un programa matinal de TV.

Desde el 2002, ni Sir Andrew Lloyd Webber consiguió pasar de un 5º puesto para Reino Unido. ¿Qué ha ocurrido para que países clásicos en el festival como Francia o Reino Unido lo tengan tan complicado para llegar a los primeros puestos?

 Andrew Lloyd Webber y Jade tenían una canción maravillosa, y lo hicieron estupendamente bien como para acabar en un 5º puesto. Los países que se han unido al ESC provenientes de Europa del Este, tanto los de la antigua Unión Soviética como los de la antigua Yugoslavia, han ampliado la competición, haciéndolo más complicado para el “Big 5″, ya que se suelen apoyar entre ellos, y siempre suele acabar alguno de ellos en lo más alto. Además, ya nunca será fácil para Reino Unido, ya que el concurso se lo toman mucho más en serio en otros países, y la calidad de las canciones que presentan esos países consiguen arrastrar los votos necesarios para ganar.

Casi han pasado 30 años desde que Katrina & The Waves publicaron su primer disco, del que vendísteis millones de copias. ¿Cuál es el futuro de Katrina & the Waves? ¿Hay posibilidades de una reunión o seguirás con tu carrera en solitario?

La banda se disolvió en 1998. En aquel momento inicié mi carrera en solitario, he publicado 3 discos (uno de ellos en directo) y hago giras por todo el mundo. Ahora estoy trabajando en un proyecto llamado “Ladies Love the Beatles” con cantantes como Kim Wilde, Toyah, Mica Paris, y otras artistas femeninas, y que verá la luz en el 2012. Además he escrito un libro sobre Londres que se publicará también en el 2012, ¡y espero además poder ir de gira a España el año que viene!

Hace meses tuviste que emprender acciones legales contra una política de Estados Unidos, porque estaba usando “Walking on Sunshine” para su campaña y tú no estabas de acuerdo con su programa electoral. ¿Es posible que un artista paralice una campaña electoral?

Michelle Bachmann promueve unas políticas con las que no estoy nada de acuerdo, y yo no quería contribuir a su campaña con mi voz, pero al usar “Walking on Sunshine” era como si estuviera secundando su campaña y sus ideas. Así que tuvimos que movilizar a nuestros abogados y pararle los pies.

“Walking On Sunshine”  se ha convertido en un himno, y a día de hoy podemos seguir escuchando la canción en cualquier sitio, incluso en series de televisión como “The Big Bang Theory” o “Glee”. Es como si siempre fuera a ser tu canción estrella, pero ¿es realmente tu canción favorita de tu discografía?

Cantar o escuchar “Walking On Sunshine” en la radio o en la TV me hace sentir muy bien, y me hace feliz, y espero que cause en el resto de la gente el mismo efecto que me causa a mí. Hoy en día hay demasiada negatividad, y pesimismo, y malas noticias en todo el mundo, y es genial poder transportarte a un lugar de alegría y felicidad al menos durante 4 minutos.

Has visto la evolución de la música en tu propia discografía, y has editado vinilos, cassettes, CD’s y ahora gracias a las nuevas tecnologías ofreces la opción de descargar temas gratuítamente desde tu web (http://www.katrinasweb.com/links). ¿Cómo crees que Internet ha cambiado la música?

Es cierto, puedes bajarte desde mi web una canción de mi disco en directo. Aunque muchas de las nuevas tecnologías siguen siendo un misterio para mí, me encanta vivir en una era en la que puedes acceder a tus canciones favoritas a través de Youtube. ¡Me puedo tirar horas navegando por Youtube viendo antiguas entrevistas a Bette Davis! El otro día escuché una canción en la radio y no recordaba quién la cantaba, así que una amiga sacó su iPhone, y averiguamos quién era el cantante. Eso es algo maravilloso.

¿Lady Gaga o Justin Bieber?

“Baby, baby, baby, Oh….”

¿Cuál es tu película favorita?

“Eva al Desnudo”, uno de los mejores guiones del genio Joe Mankiewicz, protagonizada por Bette Davis en su mejor papel.

 ¿Qué tipo de música crees que España debe enviar a Eurovisión para conseguir un buen puesto?

 Un buen tema de pop, con patrón rítmico del tipo four-on-the-floor, con un puente Flamenco en el medio, que hará enloquecer al público, como el efecto que causa River Dance en la gente. (N.del T.: “Esa música arriba, ¡pó favó!”

Por último, déjanos unas palabras para tus fans que esperan nuevos temas tuyos y verte en concierto pronto:

“Feliz Navidad y un feliz año nuevo. Siempre he querido cantar para el público español y espero verlos en el 2012.  Espero que algunos de ustedes venir y decir hola en mi página de Facebook o en Twitter, donde usted puede obtener las últimas noticias sobre las emisiones y tours – mi español no es muy bueno, pero lo intentaré …” (N.d.T. En castellano en el original).

Katrina es un claro ejemplo de una artista de los pies a la cabeza, con personalidad, con las ideas claras, y que sigue luchando por hacer lo que le gusta más allá de modas, tendencias, y miedos. Katrina Leskanich siempre ha arriesgado y el resultado es que con sus más de 50 años sigue estando encima de un escenario. ¿Cuál de nuestros artistas seguirá encima de un escenario cuando cumpla 50 años? Quizá sólo aquellos que se liberen de prejuicios y miedos y empiecen a luchar por hacer buena música, sin pensar en las poco fiables listas de ventas ni en los emisoras que prefieren lobotomizar a los oyentes antes que mostrarles propuestas distintas.

No dejéis de seguir a Katrina a través de:

http://www.facebook.com/katrinasweb

http://www.twitter.com/katrinasweb

http://www.katrinasweb.com

http://www.youtube.com/fabbyboy

¡Y gracias a todos por conseguir que esta sección siga creciendo!